domingo, 27 de julio de 2008

El último favor de Alberto Fernández a Luis D'Elía


“Una bandera, una insignia, un distintivo, una ropa especial, vuelve al ser irracional” (Abel Desestress)

Antes de renunciar, el ex funcionario posicionó al líder piquetero en el Gobierno. El miedo por la llegada de Sergio Massa.
“No vaya a ser cosa que los que pusimos el pecho seamos la variable de ajuste de los vivos, de los que se escondieron 120 días”, disparó semanas atrás el piquetero K Luis de D´Elía, en alusión a los peronistas de pura cepa que pedían su cabeza. Ante ese temor, el ex jefe de Gabinete Alberto Fernández le respondió con partidas presupuestarias por casi 15 millones de pesos.

Alberto F. designó a Rubén Pascolini y Claudio Palermo (dirigentes cercanos a D´Elía) como presidente y subsecretario Ejecutivo de la Comisión de Tierra Social, cartera política que manejará $14.000.000. De esta forma, seis días antes de abandonar la Jefatura de Gabinete, el ex ministro preferido de los Kirchner aseguró el futuro político del ex titular de FTV, según publica hoy La Nación.

La relación Alberto Fernández - Luis D´Elía comenzó a fortalecerse a finales de 2007 (con el referente social afuera del Gobierno tras defender a Irán, al tiempo que Néstor Kirchner decidía condenar al país árabe ante la ONU por el atentado a la AMIA). Allí, el líder piquetero fue a buscar lo que finalmente se concretó en marzo de este año: que el ex ministro pusiera bajo su órbita el área de regularización de tierras fiscales creada en 2006.

Sin embargo no todas fueron rosas para D´Elía. Con el comienzo del enfrentamiento del Gobierno con el campo, el piquetero tuvo una alta exposición mediática, lo que provocó resquemores entre muchos dirigentes justicialistas que, en línea con la mala imagen que despertaba en la clase media, vociferaron “no sentirse representados” con el dirigente social que supo compartir asados con Eduardo Buzzi.

Temor a Massa. La decisión de Alberto Fernández de reposicionar a D´Elía dentro del gobierno de Cristina Fernández no pudo haber llegado en mejor momento. El flamante jefe de Gabinete, Sergio Massa, formaría parte de los dirigentes justicialistas que pretenden interrumpir la relación que la Casa Rosada mantiene con las organizaciones piqueteras. Sin embargo, por el momento, no va a ser posible: el hombre de La Matanza cuenta con el amparo de los Kirchner.