miércoles, 30 de julio de 2008

Bajo la eterna nube gris


“La contaminación del aire no es tan grave como la que lleva el Ser” (Abel Desestress)

Cuatro días seguidos de niebla, bochorno y polución intensa han sembrado la alarma en Pekín cuando quedan diez días para el inicio de los Juegos. Temiendo por la salud de los atletas, las autoridades chinas anunciaron ayer que disponen de un plan de emergencia para mejorar la calidad del aire si la situación no mejora en los próximos días.

"Plan verde de emergencia de cara a los Juegos", era ayer el titular de portada más destacado del diario China Daily, principal medio de comunicación en inglés del Gobierno chino. Aunque no se dieron aún detalles exactos del plan, previsto para ponerse en marcha 48 horas antes del inicio de los Juegos (8 de agosto), no se descarta prohibir al 90% el tráfico de vehículos privados de la capital durante los Juegos, según informó al China Daily Zhu Tong, profesor de la Universidad de Pekín y asesor en temas de medioambiente.


En Pekín hay 3,3 millones de vehículos, según fuentes oficiales, y actualmente sólo circula la mitad, gracias a las limitaciones impuestas el pasado 20 de julio. Pero ni las medidas para reducir la circulación diaria de coches, según matrículas pares o impares, la limitación del tráfico de camiones, ni el cierre de las fábricas de la capital y el extrarradio han sido suficientes para reducir los altos niveles de contaminación en el aire, un riesgo para la salud de los atletas que compiten en el exterior.

El plan de emergencia también contempla limitar el tráfico de coches en Tianjin, a 125 kilómetros de Pekín, y en Hebei, la provincia que rodea la capital. Los organizadores de los Juegos insisten en que algunas condiciones meteorológicas en esta época del año, como al falta de brisa, son la razón principal de la inmensa nube gris, y prometen que el aire mejorará en agosto.

Mediciones cuestionadas

Durante los últimos cuatro días, los índices de polución en el aire superaron el nivel 100, el mínimo para ser considerado "bueno" según los estándares chinos. El sistema desarrollado por el Gobierno chino mide la calidad del aire de las ciudades del país en un ranking del 1 al 500, siendo 500 el peor. Pero los estándares de medición chinos difieren de los de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y su veracidad ha sido cuestionada por los expertos.

Si los niveles no disminuyen, no se descarta prohibir el tráfico privado Las estadísticas oficiales chinas indican que la contaminación en la capital ha disminuido un 20% con respecto al verano de 2007, pero los niveles de concentración de partículas siguen siendo alarmantes y más que evidentes.

Según un equipo de la BBC en Pekín, la concentración de partículas PM10 en el aire en la Villa Olímpica era de 145 microgramos por metro cúbico, casi el triple del estándar, 50, establecido por la OMS.