viernes, 13 de junio de 2008

Argentina se queda sin gasolina


“La pésima educación social que recibimos, es la principal causa de nuestros males” (Abel Desestress)

Buenos Aires .-Los bloqueos de carreteras por parte de los transportistas de cereales en Argentina, que exigen que se retome el diálogo entre el Gobierno y el sector agrario para


Los bloqueos de carreteras por parte de los transportistas de cereales, que exigen una solución al conflicto entre el Gobierno y el campo, ponen en jaque el abastecimiento de combustibles en todo el país

EFE - Buenos Aires .-Los bloqueos de carreteras por parte de los transportistas de cereales en Argentina, que exigen que se retome el diálogo entre el Gobierno y el sector agrario para acabar con el conflicto que mantienen desde hace tres meses, han puesto en jaque el abastecimiento de combustibles en todo el país, donde crece el temor de los consumidores ante una inminente sequía en los surtidores.

Aunque la falta de combustible se repite periódicamente en este país en periodos de alta demanda que las petroleras no llegan a satisfacer, ésta vez el Gobierno y las gasolineras coinciden en culpar del desabastecimiento a las protestas en las rutas.

“Hemos tomado todas las medidas para no tener problemas de abastecimiento y cubrir las necesidades, pero la cuestión de los piquetes o cortes de ruta no es responsabilidad nuestra”, dijo el ministro de Planificación, Julio de Vido.

Se calcula que hay unos 200 bloqueos de carreteras en todo el país, y en las gasolineras se han formado largas filas de automovilistas por el temor a que la escasez se agudice en los próximos días. En varias estaciones de servicio las ventas están racionalizadas.

El desabastecimiento de combustibles mantiene, además, paralizado el 60% de los servicios de autobuses de larga distancia.

Las petroleras aducen que no pueden surtir a las gasolineras porque sus camiones están varados en las carreteras. El director de Asuntos Públicos de la estadounidense Esso, Tomas Hess, ha señalado que la capacidad de almacenamiento de la petrolera está agotada porque no pueden sacar los combustibles de sus plantas.

La filial local de la hispano-argentina Repsol YPF también sufre las complicaciones en la distribución, pero además tiene bloqueados los accesos a dos de sus plantas.